EL AVISO

GARABANDAL, Enero - Marzo de 2002, (reimpreso de Needles, primavera de 1974)
Por Connie Hoebich

Desde tiempos remotos Dios ha hecho uso de profecías para autenticar los mensajes que da a Su pueblo a través de los seres humanos. La característica inequívoca de las profecías de Dios es que las mismas se vuelven realidad. Gracias a esto se establece la credibilidad de los videntes, así como también la validez del mensaje.

    Garabandal tiene una extraordinaria cuota de profecías, extraordinarias no tanto en cantidad como en calidad. Todas, excepto la del castigo que es condicional, deben suceder antes de que el acontecimiento de Garabandal pueda ser considerado en su integridad. De este modo, aunque las apariciones hayan terminado (no ha habido ninguna desde 1965) debemos hablar de las mismas como "inconclusas", o "esperando su cumplimiento."

    Lo próximo que esperamos a medida que los eventos de Garabandal marchan hacia su realización es exactamente el Aviso profetizado. Creo que este Aviso será el acontecimiento más poderoso en la historia del mundo después de la Resurrección.

    Tenemos muchos detalles con relación al Aviso. Desafortunadamente estos detalles son con frecuencia confundidos con otros que Nuestra Señora reveló acerca del Milagro profetizado y el Castigo. La secuencia de estos eventos tampoco está fijada con mucha precisión en la mente de muchas personas. Ya que la secuencia y la naturaleza de las tres mayores profecías son importantes de manera a que podamos entender el Aviso, debemos revisarlas brevemente:

FECHAS: No conocemos la fecha del Aviso (Mari Loli sabe el año). Desde el momento que se enteró sobre él, la visionaria Conchita ha hablado del Aviso como "inminente", "esperado todos los días" aunque ella misma desconoce la fecha. La fecha del Milagro es conocida solo por Conchita. Nuestra Señora le permitió revelar únicamente que el Milagro vendrá algún tiempo después del Aviso. Conchita anunciará la fecha del Milagro ocho días previos a que ocurra. El Castigo, si sucede, seguirá al Milagro - cuánto tiempo después no se sabe.

NATURALEZA: El Aviso será visto y sentido por todos en todo el mundo exactamente al mismo tiempo, no importa donde se encuentren. Será una experiencia terrible.

    El Milagro tomará lugar en Garabandal, en la arboleda de pinos, y será visible para todos aquellos quienes se encuentren en la villa o en las montañas circundantes. En las palabras de Conchita, el Milagro será "muy grande porque las necesidades del mundo son muy grandes también." Será "un milagro del amor de Dios, algo que nos manifestará su amor por nosotros de manera asombrosa." El Castigo, si viene, será mundial e incomparablemente horrible. El Aviso, el Milagro y el Castigo serán claramente interpretados como provenientes de Dios mismo, eso significa, inexplicables por causas naturales.

Descripción detallada y las Razones.

Respuestas a las preguntas básicas acerca del Aviso: ¿quién? ¿qué? ¿cuándo? ¿dónde? ¿por qué? - se encuentran en varias declaraciones hechas por Conchita:
 
    La Bendita Virgen me dijo (durante una aparición de dos horas en los Pinos el 1 de Enero de 1965) que un Aviso será dado antes del Milagro. El Aviso es algo que viene directamente de Dios. Nadie puede escapar a él. Será visible en todo el mundo. Lo sentiremos físicamente e interiormente. El Aviso es como un escarmiento, algo aterrorizante tanto para los buenos como para los impíos. Será como la revelación de nuestros pecados. Veremos las consecuencias de los pecados que hemos cometido. Dios enviará el Aviso para purificamos de modo tal que podamos apreciar mejor el Milagro, por medio del cual El probará Su amor hacia nosotros, y de aquí Su deseo de que cumplamos el mensaje. El Aviso atraerá a los buenos aún más a Dios y advertirá a los malvados que el fín de los tiempos está cerca.

    Estas afirmaciones constituyen una buena sinopsis sobre el Aviso. Reflexionaremos sobre ellas y otras aclaraciones ampliatorias que ha hecho Conchita. Inmediatamente, sin embargo, surgen las preguntas: ¿Por qué tantos detalles - cuál es el propósito de nuestra Señora en esbozar estos eventos tan vividamente antes de que ocurran? El objetivo es por lo menos triple:

1) El Factor de Autentificación - Después de que hayamos experimentado el Aviso, revisaremos la profecía que lo describe. Punto por punto, la descripción del Aviso, conocida y publicada años antes de que el mismo ocurra, testificará sobre la credibilidad de las apariciones y por lo tanto del mensaje.

2) Preparación - Como una experiencia personal, el Aviso será probablemente la más impresionante confrontación de nuestras vidas. ¿Estamos listos para eso? ¿Estamos listos para aquella "cosa aterradora" que es "miles de veces peor que los terremotos, que nos hará preferir estar muertos antes que sufrirlo?" ¿Estamos listos para vemos a nosotros mismos a la luz de nuestros pecados? Estos, especialmente lo último, son estupendos interrogantes. ¿Cómo se prepara uno? Nuestra Señora dijo, "Les hemos dado todo lo que necesitan," y hacía referencia al mensaje de Garabandal, mensaje que, debe hacerse notar, reafirma las enseñanzas constantes de la Iglesia Católica. Estos detalles un tanto atemorizantes, son proveídos por Nuestra Señora de manera a apresuramos a estar listos, ya ahora, para el Aviso, a través de un serio y generoso cumplimiento del mensaje en nuestra vida cotidiana.

3) Consuelo, Inspiración - cualquier persona pensante está al tanto de que el mundo vive una gran necesidad de corrección. Parecería que aquí, en verdad, se ven al menos los comienzos de esos "tiempos difíciles" sobre los cuales habló San Pablo, cuando dijo: "Los hombres estarán enamorados de sí mismos, enamorados del dinero, arrogantes, orgullosos, abusivos, sin reverencia hacia sus padres, sin gratitud, sin escrúpulos, sin amor, sin paz; calumniadores, irrefrenables, pensando más bien en sus placeres que en Dios" (2 Tim 3: 2-5). Más aún, desde que el Papa Pablo VI observara que los hombres parecían haber perdido la noción del pecado, pareciera que nada aparte de una intervención Divina pudiera abrir sus ojos y reformar sus corazones. El Aviso de Garabandal promete ser interpretado por todos como "procedente de Dios", "una corrección de la conciencia del mundo."

    Esta es una gran consolación para todos aquellos que están asustados y confundidos por la amplia propagación de la iniquidad, que anhelan que la verdad sea elevada a un sitial de honra una vez más. Creo también que Nuestra Señora desea que aquellos así dispuestos rindan alabanzas y gracias a Dios ahora - antes del Aviso - por el consuelo y la inspiración que brinda el conocimiento del mismo, y por el gran beneficio que esto puede traer aparejado.

El Poder del Aviso

PURIFICACIÓN - A una pregunta acerca de la naturaleza del Aviso, Conchita replicó en una oportunidad: "Será como fuego. No quemará nuestra carne, pero lo sentiremos corporalmente e interiormente."

    Debemos presumir que Conchita busca a tientas palabras humanas, admitidamente inadecuadas, para transmitir su entendimiento sobre la naturaleza del Aviso. De hecho, ella dijo que el Aviso será "como" fuego; no dijo que sería fuego. Para Conchita, hay dos cosas que el Aviso y el fuego tienen en común: pueden ser "vistos" y "sentidos" y son "muy atemorizantes." De aquí el empleo de sus palabras "como fuego". En este mismo contexto -en un intento de hacer comparaciones identificables - me permito aducir que el Aviso es aquello que conocemos como el Purgatorio.

    Basados en la doctrina de la Iglesia, entendemos que el Purgatorio es un lugar, estado o condición de purificación, en donde se nos limpia -mejor dicho, se nos prepara - para contemplar la visión de lo Divino. Aceptamos que se necesita cierto tipo de sufrimiento en este proceso purificador, un sufrimiento que prevalece pero que no destruye.

    Todo esto puede ser comparado al Aviso; que "nos purificará para el Milagro"; y que será como "un escarmiento" en el que sufriremos; el cual soportaremos "corporal e interiormente" pero no nos hará daño. Para ampliar esto un poco más, el alma en el Purgatorio, habiendo comparecido ante Dios en el juicio, ahora camina a la luz de la verdad. Con perfecta claridad, entiende la magnitud y las consecuencias de sus pecados. Similarmente, "el Aviso será como una revelación de nuestros pecados"; "veremos las consecuencias de los pecados que hemos cometido."

    Esta comparación del Aviso de Garabandal con el Purgatorio es enteramente mía; de ninguna manera ha sido el Purgatorio mencionado en referencia al Aviso, ni por Nuestra Señora, ni por las videntes. Yo establezco la similitud solamente para subrayar la dimensión y el poder del Aviso: "Como" el Purgatorio, será una revelación de nuestros pecados, un severo pero enteramente justo castigo, una purificadera confrontación de cada uno de nosotros con la verdad y sin vuelta atrás.

    Nuestra Señora le dijo a Conchita que "deberíamos soportar este sufrimiento para el bien de su Hijo, víctima de las más graves ofensas." Este es el lenguaje de la penitencia y la reparación. Sin embargo, es posible - y esta es otra vez mi propia reflexión - que, mientras estemos experimentando el Aviso, no podamos hacer este ofrecimiento de penitencia ni ningún otro reconocimiento de expiación de nuestros pecados, porque estaremos tan absortos ante la calamidad visible ante nosotros y transmitida a nuestro interior.

    De ahí la necesidad de "acondicionar" ahora nuestras almas para el efecto, mientras tengamos la facultad de reflexionar, y la claridad de mente para hacer penitencia y reparación. Creo que el Aviso se hará más fácil para nosotros en la misma medida que nos preparemos para el mismo, a través de la penitencia y el cumplimiento íntegro del Mensaje de Garabandal.

DIRECTAMENTE DE DIOS - Un "Aviso" no es inusual en el trato de Dios con los hombres. Lo vemos frecuentemente en el Viejo Testamento; lo hemos visto en nuestro propio tiempo en Fátima.

    Dios ha usado elementos variados, plagas, guerras, aún fenómenos naturales para advertir a los hombres impíos que deben enmendar sus errores o abstenerse al castigo. El Aviso de Garabandal, sin embargo, no tiene precedentes en la historia ya que será universal: "Todas las naciones y todas las personas lo experimentarán de la misma manera; será visible en el mundo entero, en cualquier lugar donde uno esté; experimentado igualmente por creyentes y no creyentes, por toda la gente, sea cual fuere su religión."

    Este aspecto universal, especialmente la circunstancia de que cada uno lo experimentará "de la misma forma", convencerá a los hombres de que Dios lo ha hecho. Se nos da más seguridad con respecto a esto en las respuestas de Conchita a estas preguntas:

P. ¿El Aviso será reconocido y aceptado por todo el mundo como un signo directo de Dios?
R. Ciertamente, y por esta razón creo que es imposible que el mundo pueda estar tan endurecido como para no cambiar.

P.¿Qué hay acerca de las numerosas personas que no conocen a Cristo; Cómo entenderán el Aviso?
R. Para aquellos que no conocen a Cristo (No Cristianos) lo verán como un aviso de Dios.

    También podemos descartar cualquier especulación sobre cometas, terremotos, u otra suerte de cataclismos tan prestamente anunciados por los heraldos y seudo-profetas de nuestro tiempo:

P. Hemos escuchado a algunos decir que el Aviso puede tratarse de un fenómeno natural, pero que será usado por Dios para hablar a la humanidad.
R. El Aviso es algo sobrenatural y no será explicado por la ciencia.

    El gran poder de esto es obvio. En una época en la cual el hombre, cuestiona sin miedo, aún más, niega la existencia de Dios, y la maldad desenfrenada se burla abiertamente de El, el Todopoderoso dirá claramente, "Aquí estoy." Todos los hombres reconocerán a Dios, entenderán cómo Lo han ofendido, y necesariamente sentirán remordimiento y deseos de enmendarse. "El Aviso será una corrección de la conciencia del mundo."

    Nuestra Señora no reveló la duración del Aviso. Poco después de la aparición en la cual Conchita se enteró del Aviso, le contó a su tía y madrina, Maximina Gonzalez, al respecto.

    Maximina preguntó cuánto tiempo duraría la calamidad. Conchita dijo que no lo sabía, pero que "podríamos sufrirlo por la noche como también de día." En esta misma conversación, Conchita dijo: "Es mejor morir que sufrir tan solo cinco minutos de lo que nos va a pasar."

    En 1970, a la misma pregunta hecha por NEEDLES, Conchita repitió que no lo sabía, pero que "dos minutos del mismo será suficiente para todos."

    Estas declaraciones nos conducen a pensar que el Aviso es probablemente de corta duración, pero aún así no menos poderoso.

DESPUÉS DEL AVISO - ¿Qué podemos esperar de los hombres individualmente y del mundo colectivamente luego del Aviso? Creo que, del mismo modo que sería inapropiado subestimar el poder del Aviso para reencausar al género humano, también sería impreciso esperar que el Aviso lo arregle todo, es decir que el mal ya no exista en la tierra después de él.

    No hay lugar a dudas que mientras el Aviso esté siendo experimentado, todas las rodillas se doblarán ante Dios. Pero, ¿después? Recuerden que el Aviso no comprometerá a los elementos; no habrá destrucción en la tierra. Los hombres retendrán solamente el recuerdo de su experiencia personal, grabado muy en lo hondo desde luego, pero solo un recuerdo. El uso correcto de la libre voluntad y el fortalecimiento de la Fe serán todavía necesarios en la jomada diaria de los hombres a través de la vida.

    Nuestra Señora dijo que el propósito del Aviso "es acercar más a la gente buena a Dios y advertir a los otros (que deben reformarse)," y Dios desea que "a través de este Aviso enmendemos nuestras vidas y cometamos menos pecados contra El." A una mujer que expresó su temor respecto al Aviso, Conchita remarcó: "Oh, pero después del Aviso amarás al buen Señor muchísimo más." En otra ocasión Conchita dijo: "Creo que aquellos que no desesperen experimentarán un bien enorme (del Aviso) para su santificación."

    Todo esto nos conduce a reflexionar que, al menos por un tiempo, habrá mucho amor y servicio hacia Dios. El Aviso tiene el propósito y el poder para alcanzar ésto, pero hasta qué punto y por cuánto tiempo depende de los hombres.

¿Cuánto tiempo tendremos para preparamos? Preguntada en 1965 al respecto, Conchita respondió: "El Milagro no tardará en venir." Añadió, y esto es aplicable al Aviso también: "Aunque está tomando su tiempo en llegar, no vendrá tarde. La hora de Dios, es siempre la hora apropiada." En otra entrevista con NEEDLES, Conchita hizo hincapié otra vez en la necesidad de cumplir el mensaje en preparación para el Aviso y el Milagro. Dijo que durante las apariciones Nuestra Señora le dio a entender: "Todo sucederá pronto."

Traducido por: Dr. Walter dos Santos Antola, Paraguay.(2002)


     Página principal