Ucrania 2004 - Texto del video:

El Beso de Nuestra Señora Cura, II.




Texto del video:

El Beso de Nuestra Señora Cura, II.

Video original en Ucraniano, traducido al inglés por los Trabajadores de Nuestra Señora de Canadá. En imagen: Ucraniano o con subtítulos en inglés. Se puede adquirir enwww.ourlady.ca

Texto español de los subtítulos:

[En imagen: La Santísima Trinidad; Padre, Hijo y Espíritu Santo]

A lo largo de los 2000 años de historia de la Cristiandad, el Señor revela Su Paternal misericordia de un modo que es comprensible para el hombre, con el fin de proteger el mundo, de preservar la vida en él, para multiplicar el Amor y la Confianza entre las naciones.

Por tanto, todo el que ha nacido de lo alto, no duda de la verdad de la Buena Nueva del Hijo de Dios, Jesucristo, y acepta como Verdad suprema el Amor, que todo lo abarca, del Padre Celestial para la humanidad y para el mundo.

Habiéndose revelado Él mismo por medio de su Hijo, Jesús, el Creador del Universo habla a cada uno de nosotros:

[En imagen: Jesús en la Cruz]

"He hecho esto por vosotros y por vuestra salvación". Despertaos, iluminad vuestras almas con la Luz de la Vida Eterna. Solo entonces alcanzaréis la verdadera felicidad.

[en imagen: el Corazón de Jesús]

Porque Mi bendición es la recompensa del justo.

[En imagen: La Virgen del Carmen de Garabandal]

Un papel especialísimo y visible, en el plan de Dios, para la salvación del mundo, es llevado a cabo por la Madre de Dios, la Madre terrenal de Jesucristo, María. Es Ella, con sus numerosas apariciones por todo el mundo, quien busca convertir los corazones endurecidos de los pecadores, para que se abran sus ojos y que cada uno, mientras viva en esta tierra, comprenda y acepte esta innegable verdad de la salvación de Dios.

[En imagen: Iconos de la Madre de Dios con el Niño Jesús]

-- música --

[En imagen: el Pueblo de San Sebastián de Garabandal]

En 1961, en la pequeña aldea española de San Sebastián de Garabandal,  tuvo lugar una aparición inusual de la Madre de Dios, la cual duró casi 5 años. Las cuatro niñas a quienes la Bendita Virgen apareció,

[En imagen: Las cuatro niñas videntes]

eran sencillas niñas de esta aldea. Vivían una vida corriente, de niñas de pueblo: Conchita González, de 12 años; Mari Cruz González, de 11 años; Jacinta González, de 12 años y Mari-Loli Mazón, de 12 años.

Durante casi dos semanas, comenzando en el 18 de Junio de 1961, las niñas recibieron la visita de San Miguel Arcángel. Y el 1 de Julio de 1961, él les habló:

[en imagen: el Arcángel San Miguel con las cuatro niñas]

"¿Sabéis por qué he venido? para anunciaros que, mañana, la Bendita Virgen María se os aparecerá como Nuestra Señora del Monte Carmelo."

[En imagen: las cuatro niñas, en éxtasis, en la calleja]

Y así sucedió, al día siguiente, el 2 de Julio de 1961, la Bendita Virgen se apareció a las niñas por primera vez.

[en imagen: la Virgen del Carmen de Garabandal]

Desde entonces, Ella se les apareció casi diariamente. En total, el número de apariciones es de casi 2000.
 

 

El Mensaje de María, se dio a conocer por todo el mundo.

El 18 de Octubre de 1961, Ella dijo:

«Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes tenemos que ser muy buenos. Si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande»

[En imagen: La Virgen del Carmen de Garabandal con el Niño Jesús; Loli y Jacinta dan a besar a la Virgen piedras pequeñas]

Durante las primeras apariciones, la Bendita Virgen besó objetos religiosos que las niñas levantaban en alto para que Ella los besase. Ella prometió a una de ellas, Conchita: "Por el Beso que he dado a estos objetos, Mi Hijo hará milagros. Repártelos a los demás."

[En imagen: las cuatro niñas, dando a besar rosarios a la Virgen]

De este modo, por Voluntad de Dios, uno de estos milagrosos objetos besados,

[En imagen: los Pinos y el Pueblo de San Sebastián de Garabandal]

una Medalla de Garabandal, llegó a manos del Dr. Michael Rozeluk de Toronto, Canadá.

[En imagen: la Medalla]

Desde entonces, él, con su esposa Helen, trabajan sin descanso en la Viña del Señor.

[En imagen: Michael y Helen con el P. Kasko]

Por medio de este trabajo misionero, ellos ayudan a la gente necesitada de la Gracia de Dios para recuperar su salud física, por medio de la manifestación de su Fe.

[En imagen: un niño curado, levanta su brazo, con una Cruz en la mano]

Un hecho es evidente: que fue Dios quién le eligió a él como Su apóstol en la tierra,

[En imagen: Michael Rozeluk, con un niño curado, en brazos]

Su misionero, un sembrador incansable de la Bondad y el Amor de Dios. Y esto, completamente gratis, es un trabajo voluntario. Es la manifestación de su gratitud a nuestro Creador por el gran don de su curación milagrosa que ocurrió en Garabandal el Domingo de Pascua de 1994.

[En imagen: la calleja que sube a los Pinos]

[Música: pintando una imagen de la Virgen]

Porque Dios es misericordioso con aquellos que reciben Sus enseñanzas y cumplen celosamente Sus mandamientos.

En el 2004, los Rozeluks recibieron una invitación especial del Obispo de la Eparquía de Ivano-Frankivsk, para visitar Ucrania.

[En imagen con música: mapa de Ucrania con los colores de la bandera y la medalla de Garabandal]
 

 

Los Rozeluks.

Segunda Visita a Ucrania, en Mayo del 2004.

[En imagen: El Obispo Sofronios Mudry, Obispo de la Eparquía de Ivano-Frankivsk]

Estoy muy agradecido a la familia Rozeluk. Cuando ellos llegaron aquí, fueron a nuestras iglesias y dieron testimonio de su curación milagrosa que ellos vivieron. Él mismo (Michael Rozeluk) fue curado milagrosamente en Garabandal por la intercesión de la Bendita Virgen y la medalla milagrosa, por medio de la cual ocurren verdaderos milagros de Dios.

Él estaba seriamente incapacitado, sin esperanza de recuperación y allí (en Garabandal) obtuvo su curación milagrosa. Desde entonces se convirtió en un misionero, proclamando que, por la intercesión de María, podemos sanar; y cuando él visitó Ivano-Fankivsk, nuestra Eparquía, yo gustosamente accedí a ello, porque nuestra gente está ansiosa de estar más cerca de Dios. Están ansiosos de un encuentro con María.

[En imagen: la Iglesia parroquial de Radcha, donde fue su primera visita. El P. Kasko, con Michael y Helen, en la iglesia.]

Y ellos ya han hecho dos viajes maravillosos aquí, a nuestras iglesias y aquí también ocurrieron muchos milagros por la intercesión de María. Niños paralíticos que comenzaron a andar, mudos que empezaron a hablar, ... Vino mucha gente, con gozo y sedientos de Fe, durante este viaje misionero de los Rozeluks a Ucrania.

Todas la iglesias, sin excepción, que los invitados de Canadá visitaron, se llenaron por encima de su capacidad. Los enfermos vinieron, jóvenes y mayores; los que no se podían mover y los incapacitados, fueron traídos en brazos de sus familiares.

[En imagen: varias escenas de curaciones, durante las Oraciones de Sanación y la veneración de la Medalla de Garabandal.]

Durante las Oraciones que, por cierto, no pararon ni un momento de rezar, todo el tiempo, muchos cayeron (suavemente y sin daño alguno, en un estado de beatitud) en el suelo, al ser tocados por la medalla de Garabandal. Para la mayoría, este suceso, que es conocido como "descansar en el Espíritu Santo", caer en brazos de Dios que nos cura, era desconocido y por lo mismo extraño, ya que en Ucrania esto no había sucedido antes a nadie.

[En imagen: el P. Zenovy Kasko, párroco de Radcha]

Lo que ha sucedido aquí estos últimos días, en nuestra villa, en esta capilla, es difícil de explicar. No puede ser sometido a la lógica. Solamente puedo repetir las palabras de Isabel, las que dijo a la Bendita Virgen María:

-- "¿De donde a mi, que la Madre de mi Señor venga a mi?."

Cosas maravillosas se nos revelan por medio de la Bendita Madre y sucesos maravillosos están sucediendo aquí entre nosotros por Su intercesión. Tengo en mis manos esta medalla de Garabandal, el Beso de la Bendita Virgen para los pecadores, un Beso que, con gran poder, un poder sin límite, hace milagros."

Dios Nuestro Señor ha enviado a Su Madre a la humanidad, obviamente en orden a ayudar a nuestro mundo,

[En imagen: el Monasterio de Ivano-Frankivsk]

exhausto por la falta de fe, para que crea en el Dios eterno, para que no peque más y para que se arrepienta de los pecados cometidos. En todas Sus apariciones, sin excepción, la Bendita Madre nos pide constantemente la conversión y que no ofendamos más al Señor.

[En imagen: un inválido es traído al monasterio en una silla]

Porque solo de este modo podremos comprender por fin que el mundo existe solo porque Dios mismo así lo quiere.

[En imagen: el P. Kasko, durante la exposición del Santísimo]

[En imagen: Helen Rozeluk]

Helen: "La Reina de Cielos y Tierra, cada vez que Ella baja a la Tierra, es para enseñar a Sus hijos. Nosotros somos Sus hijos.

P. Kasko: "Que esta manifestación de Su Amor se convierta en vosotros en una declaración de vuestra fe. Así, en primer lugar, obediencia absoluta, paz y silencio. Si alguien habla en esta iglesia es solo para rezar.

Os pido que recordéis que las medallas son todas la misma, así que, por favor, acercaos solamente a uno de nosotros."

[En imagen: P. Kasko con Michael y Helen Rozeluk]

[En imagen: un muchacho en silla de ruedas]

Este muchacho, semi-paralizado, fue atado a su silla de ruedas. Después de rezar por él, se le desató de la silla y se le puso sobre sus pies. Al principio no podía sostenerse por sí mismo y perdía el equilibrio, porque las partes paralizadas de su cuerpo estaban completamente sin vida. Finalmente, él recupera sus fuerzas y ¡se tiene en pie! Se sostiene por sí mismo y sonríe dulcemente a la gente. Y este joven muchacho, por primera vez en su vida, no solo pudo sostenerse en pié, sino que también anda en compañía del P. Zenovy Kasko, párroco de la villa de Radcha. Su curación tuvo lugar después de los rezos que se hicieron por él y después que el muchacho besó la medalla de Garabandal.

La alegría en la cara de este otro niño habla por sí misma. Un momento antes, su brazo derecho estaba sin vida, y ahora, ante las miradas de todos, con absoluta seguridad, levanta un pequeño crucifijo, tan alto como puede.

¡Grandes e insondables son Tus obras, oh Señor!

Debido a la gran deformidad de sus piernas desde su nacimiento, el hijo de dos años de edad, Serhiy, no podía andar. Ahora, dos años después, Michael tiene en brazos al muchacho que ha sanado. Sus piernas están ahora perfectamente derechas y el padre dice:

"Debemos todos recordar que la primera enfermedad son nuestros propios pecados. Cuanto más pecamos, más se aleja de nosotros Nuestro Señor. Pero cuando comprendemos el significado de nuestra vida, cuando comprendemos que estamos sin ayuda en este mundo ante Dios, cuando comprendemos en qué medida el pecado domina nuestras vidas, cuando comprendemos esto, cuando nos arrepentimos, empezamos a sentir un gran amor a Dios en nuestros corazones, entonces, nuestro misericordioso Señor nos perdona nuestros pecados. Entonces, Nuestro Misericordioso Señor realiza un MILAGRO en cada corazón."
 

 

Los padres dan testimonio de la curación de su hijo, Serhiy, que tuvo lugar durante la primera visita a Ucrania de los Rozeluks en el 2002.

El padre: "Estaba conmovido cuando nació mi hijo, pero, cuando vi que estaba incapacitado, inválido, comprendí que aquello era un prueba de Dios."

La madre: "Sí, nuestro hijo se llama Serhiy. Tiene una año y cuatro meses. Hasta ahora no podía andar, se arrastraba por el suelo. Cuando llegamos acá, nos pusimos en la fila del Dr. Michael porque estaba más cerca de la puerta. Cuando llegamos a él, tomó a nuestro hijo por las manos y nuestro hijo, sin ningún temor, anduvo un par de pasos.

Y Dr. Michael dijo que, en una semana, empezaría a andar por sí mismo. Volvimos a casa. Al día siguiente el niño empezó a dar uno o dos pasos por sí mismo. Y entonces, ayer, él empezó a andar, solo, sin temor alguno y anduvo como se ve. Estamos muy agradecidos, al Dr. Michael y Helen, de que hayan venido aquí, de que nosotros hayamos podido venir a ellos por Voluntad de Dios. Ellos fueron capaces de curar a nuestro pequeño por medio de las medallas que le sanaron también a él."
 

 

Catedral de Ivano-Frankivsk.

Vino mucha gente a ver a los misioneros, para dar gracias a Dios por su curación, y dieron testimonio de que ya no tenían dolores de columna o dolores en las piernas, ... Allí no había duda alguna de que muchos recibieron la Gracia de su curación.

Un Seminarista: "Hemos tenido la oportunidad de ver todo esto. En Radcha vimos la gracia de Dios en la curaciones que nadie esperaba pero que sucedieron. Y esto sucedió porque Dios así lo quiso, por su Gracia, que todos nosotros recibimos. En todo momento damos gracias a Dios por esto".
 

 

Nazar.

La madre del muchacho de veinte años, Nazar, tras saber lo que sucedió con los misioneros de Canadá, trajo a su hijo en silla de ruedas. Sus brazos y piernas estaban torcidos y paralizados desde su nacimiento y su cara desfigurada. Durante los rezos, sus manos empezaron a estirarse. Se le puso una pequeña estampa de Jesús en la palma de la mano, los dedos de su mano se abrieron.

La madre de Nazar: "Cuando fuimos a Kolomya por primera vez, en la iglesia, su mano izquierda, que estaba completamente paralizada, se liberó. Después, en Nadvina, todo el brazo quedó completamente libre y en el camino de vuelta a casa, la parálisis empezó a desaparecer. Ayer, él deseaba mucho venir de nuevo pero no pudimos. Y hoy me suplicó: "mamá, por favor, aunque sea en helicóptero, pero, por favor, llévame allá."

Cuando estábamos de camino acá, la parálisis empezó a desaparecer completamente. Los fieles que estaban presentes, continuaron rezando por Nazar y observaron como él ya podía levantar sus brazos y sus piernas.

[La gente reza: «Dios te salve Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo...»]

El día de la Madre, el paralítico Nazar, con la ayuda de sus padres, vino de nuevo a Hoshiv. Su cara ya se había recuperado notablemente de su anterior deformidad. De nuevo en Hoshiv, por primera vez en su vida, extendió sus brazos y abrazó a su madre. Él había mejorado tanto que todo el camino de vuelta a casa, estuvo cantando, canción tras canción, a su madre.
 

 

Padre Zenovij Kasko:"Lo que sucede con la medalla es incomprensible para todos. Para mí es muy simple y fácil. Ese beso de Madre María en la medalla ha dejado su sello sobre el pequeño icono de Nuestra Señora. Explicarlo, yo no puedo, y probablemente nadie puede, este hecho de la presencia de su beso y su acción en esta medalla. Pero hay algo más aquí que yo, como sacerdote, me puedo permitir decir: "Cada persona que viene a besar esta medalla y tiene alguna esperanza en este beso, recibe una gracia para él o ella, sea para el cuerpo o para el alma, cada persona sin excepción. Según su fe, en mayor o menor grado, se hace mas o menos real la presencia de este beso de la Madre de Dios para la persona que besa esta medalla".

"La persona que está rezando, que tiene la medalla en su mano, sea Michael o Helen o incluso yo mismo, cada uno es, para la persona que necesita esta oración, una garantía de su autenticidad. Por nuestras Oraciones, por la oración del que tiene la medalla, se obtiene más fuerza, más fortaleza y según el estado de su alma, el que besa la medalla siente más la presencia de la bendición del beso de Madre María. Es suficiente para esa persona, que simplemente crea que por medio de este beso, él o ella recibirá las gracias que espera y esto sucede instantáneamente. Sucede tan repentinamente que con frecuencia la gente cae en un maravilloso estado de beatitud. No se puede explicar esto de ningún modo. Yo lo he visto y me alegra mucho ver a la gente en ese estado de felicidad."

-- música --

[en imagen: automóviles de camino a Hoshiv]
 

 

En el Santuario de Hoshiv.

Segundo Mensaje:

18 de Junio de 1965.

«Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de octubre, os diré que este es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas mas almas. La Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira del Buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera, Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más, pensad en la Pasión de Jesús»
 

 

En el exterior del Santuario:

Dios te salve María...

Una Señora con pañoleta: "Hoy vine a este santuario de Yasna Hora en Hoshiv para dar gracias a la Santísima Trinidad y a la Bendita Virgen María y al Sr. y Sra. Rozeluk que vinieron de Canadá, por las gracias recibidas el viernes en la iglesia de Cristo Rey. Desde 1990 he estado enferma de dermatomiositis. Tenía terribles dolores en mis piernas. No podía andar. Los últimos años, esto se puso muy mal. No podía andar más de cien metros. No podía subir ni una escalera. Me era muy difícil. Constantemente pedía Su ayuda a la Madre de Dios, a la Bendita Virgen María.

Y ahora me encontré con este matrimonio que vino de Canadá (Michael y Helen Rozeluk). Pensé: ¿como voy allá? es tan difícil para mí. No puedo subir a un autobús por mi misma. No podría bajar tampoco del autobús. Necesito ayuda. Pero he aquí que yo tomé el autobús sola. Encontré gente durante el viaje que me ayudó. Estuve allí de pie toda la Misa entera. Estuve de pie durante la Moleben, la liturgia a la Madre de Dios, y durante la Oración de Sanación. Besé la medalla de Garabandal. Cuando vine a casa, empecé a sentirme mejor y lo dije a mi familia. Dije esto, después de sentirme durante un día así, sin dolor. Me sentía aliviada. Dije a mi hija:

-- "¡Oksana, no tengo dolores! Mis piernas ya no me duelen. Mis manos tampoco."

Todos empezaron a llorar:

-- "madre , esta gracia la has recibido de Dios!".

Me di cuenta que no sentía dolor. Antes me era muy difícil salir de la cama. Tenía que agarrarme a algo. Ahora simplemente me levanto y salgo. Fue a la s 5:30 de la mañana que hoy desperté y me levanté. Me arrodillé delante de Madre María y empecé a rezar el Rosario: Madre María gracias por esto que me has concedido, por Tus gracias. Hoy vine aquí a Yasna Hora a dar gracias a la Bendita Virgen María. ¡Rezad!¡Creed! Dios os dará Sus Gracias. Confiad en Él.
 

 

Dr. Rozeluk al muchacho:"Serhiko, ¡Sí! ¡Anda! ¡Vete donde tu madre!. ¡Vamos! ¡Sí! ¡Vamos! ¡Oh, el ahora anda!.

¡Oh, gracias a Dios Nuestro Señor!. Esto es un milagro. Es un milagro de amor de Madre María."

Dr. Rozeluk a la niña: "Agarra mi dedo. ¡Sí! Alabo al Señor en todo momento; su alabanza estará siempre en mi boca. Mi alma se regocija en el Señor, que los humildes lo oigan y se regocijen. Glorificad al Señor conmigo; y alabemos juntos Su Santo Nombre. Lamé al Señor y Él me escuchó; Él me libró de todo mal. Venid vosotros a Él y no quedareis defraudados".

Este muchacho lloró y pidió a Dios, y el Señor le escuchó; y le curó de todas sus dolencias. El Ángel del Señor vendrá a aquellos que le temen.

¡Gustad y ved, qué bueno es el Señor! [Salmo 33]
 

 

Sydorivka.

Fieles de otras confesiones se acercaron a Michael y Helen y les invitaron a sus iglesias. A pesar de su agenda, tan limitada, tuvieron tiempo de visitar la Iglesia Ortodoxa de Sydorivka.

Zolochiv:

A la ciudad de Zolochiv, vino tanta gente, que sus habitantes estaban sorprendidos porque, en toda su vida, nunca habían visto tanta gente allí.

"Ten misericordia de mí, oh Dios, por Tu gran misericordia. Por tu infinita clemencia, borra mi pecado. Limpia mi iniquidad y lava mis culpas". [Salmo 50]

Padre Kasko:

"Bien, este es un ejemplo de una buena familia Cristiana. Podría decir muchas cosas sobre ellos (los Rozeluk). Primero de todo, ellos son, en mi opinión, una familia Cristiana muy buena. Un maravilloso matrimonio Cristiano. Ambos son gente intelectual y cultivada. Pero sobre todo tienen Fe. Podría usar muchos epítetos. Ellos han conseguido muchas cosas en su vida y todo esto lo usan para el bien de los demás, que es muy importante. Todo lo que tienen, están dispuestos a compartirlo, a darlo. Hay algo en ellos que atrae: su sinceridad, su amor a los demás. Este es el don más grande que una persona puede tener, entre otros. Porque todo comienza por esto."

Lviv.

En Lviv, los Rozeluks fueron invitados a la iglesia de la Natividad de la Madre de Dios que está en Sychiv. Esta iglesia, es la que el Papa Juan Pablo II visitó durante su viaje pastoral a Ucrania.

Luba: "Mi nombre es Luba. Me gustaría contar lo que me sucedió en la iglesia de Kalush, cuando vine donde Helen y le pedí que rezase por mi y por el hijo de una buena amiga que tuvo un accidente y estaba en coma. Rompió los huesos de la pierna. Los médicos no podía operarle porque los niveles de hemoglobina eran bajos. Helen me dijo que rezaría sobre mi por ese joven. Eran sobre las 10:50 de la tarde.

Rezó por mí con esta intención y sucedió un gran milagro. Hoy, una semana más tarde, me dijeron que la operación no era necesaria porque los huesos están sanando normalmente y el muchacho está bien.

-- música --

[En imagen: en Lviv]

"Aquellos que temen al Señor, no desobedecen Sus mandatos, y aquellos que le aman, guardan Sus mandamientos. Los que temen al Señor, buscan hacer Su Voluntad, y, aquellos que le aman, serán llenos de Sus Gracias. Los que temen al Señor preparan sus corazones y se humillan ante Él. Pongámonos en las manos del Señor; pero no en manos de los hombres; porque así como es grande Su majestad, también lo es Su misericordia. [Ecl. 2:15-18]

Padre Kasko: "Yo oí hablar de Michael y Helen a mi amigo, el compositor Bohdan Shyptur. Es una persona muy especial, muy espiritual. Me habló de ellos con gran sinceridad y entusiasmo. Después, leí el libro "De Zarvanytsia a Garabandal" de Pedro Hrynchyshyn y en ese libro comprendí algo más. Admiro la profunda espiritualidad de este autor y su modo de ver y sentir a Jesucristo y a la Bendita Madre. Su primera idea fue recopilar las Apariciones de Madre María en orden cronológico. Al hacer esto, encontró algo más importante. De algún modo, desveló la profunda relación que existe entre Ucrania y la Madre de Dios; que el corazón de Ucrania, desde su nacimiento, tiene un inmenso amor a Jesucristo y a la Bendita Virgen María. Del mismo modo, algo similar está en sus corazones.

Después de conocer a Michael y Helen, comprendí que son muy semejantes y que su relación con Madre María es muy sincera y directa, como son los niños de corta edad, y esto, aun cuando ellos son personas muy educadas, serias e intelectuales. Esto me impulsó a acercarme a ellos con gran sinceridad y confianza.

Después, con más conocimiento de ellos, comprendiendo sus puntos de vista y opiniones sobre muchos temas, comprendí que son auténticos apóstoles del Amor de la Bendita Virgen María. Creo en lo que ellos están haciendo. Cada vez que conozco más sobre ellos, de su vida, de su modo de vivir, puedo decir que, en mi opinión, ellos están haciendo un gran sacrificio. Y este deseo de sacrificarse por los demás, dice mucho de ellos".

-- música --

[En imagen: El coro canta]

Al final de su segunda visita misionera a Ucrania, los Rozeluks escribieron estas palabras en su diario: "¡Qué inestimable regalo Tú nos has dado, Madre María! ¿Quién podría imaginar que todos estos milagros de los que fuimos testigos, sucedieron por Tu Beso? Sí, querida Madre María, ¡Tu Beso viaja por todo el mundo!"

Helen Rozeluk:

Debemos recordar siempre un cosa: Alguna gente nos llama curanderos. Eso es incorrecto. Ni Michael ni yo somos curanderos. Nosotros solamente tenemos un don, una gracia de Dios, que Dios ha querido que tengamos: estas medallas con el Beso de la Madre de Dios.

Es Su beso el que actúa. Ella lo prometió, que por medio de su Beso en estos objetos, su Hijo hará milagros. Y su Hijo, Jesucristo, del todo obediente a Su Madre, cumple esta promesa. Es Él quien actúa por medio de estas medallas, no Michael, ni yo, ni nadie más. Quienquiera que, teniendo un objeto bendito como este en sus manos y reza con él, puede obtener las mismas gracias, porque es el beso del Cielo el que actúa sobre cada uno, y no la persona que lo tiene en sus manos. Por esto pedimos a esa gente que, por favor, no nos consideren de ningún modo extraordinario.

Michael y yo somos exactamente iguales a todos los demás; somos pecadores y necesitamos como todos de la misericordia de Dios. Necesitamos ir a la confesión frecuente como todos. Es la Gracia de Dios la que obra por medio de estas medallas, la que sana, la que renueva, la que convierte, la que da a cada uno lo que más necesite. Eso es todo lo que hay que decir.

Dr. Michael Rozeluk:

Lo que has visto en esta película fue una completa sorpresa para todos nosotros. Fue por Voluntad de Dios que se hizo, que un hombre vino y lo filmó, porque nosotros no planeamos esto. Nuestro Señor lo arregló todo para que así fuese. Nosotros no sabíamos que esos milagros iban a suceder en Ucrania. Y ¿por qué sucedieron? Porque esta gente abrió completamente sus corazones a Nuestro Señor y a su Bendita Madre. Si nosotros abrimos nuestro corazón del mismo modo, sucederá lo mismo que aquí.

Pero, ¿por qué esta gente ha sufrido tanto? Sin embargo, miradlos ahora. Sus iglesias se llenan de gente. Las iglesias de acá, de Canadá y EEUU deben estar tan llenas como lo están en Ucrania. El amor a Nuestro Señor debe ocupar siempre nuestro tiempo. Si abrimos nuestros corazones, entonces sucederá lo mismo en otros países, en otros lugares: gente de otras creencias y denominaciones han venido y se han convertido a la fe católica.

En Ucrania, niños paralíticos se levantaron y empezaron andar. Mudos comenzaron a hablar. Sordos empezaron a oir. Y lo que has visto es solo una pequeña parte de lo que sucedió.

Creo que, por medio de esta película, el Corazón misericordioso de Nuestro Señor se abrirá a ti y dirás: "Yo también creo. Iré a la iglesia, iré a confesar". Haz lo que la Bendita Madre de Dios pidió. Entonces verás como el Corazón misericordioso de Dios Nuestro Señor se abrirá para ti, lo mismo que lo hizo con nosotros.

A Él, a Jesús, damos toda alabanza, toda gloria, y rezaremos a Él siempre y por siempre.
 

 

Poema de Pedro Hrynchyshyn:

¿Qué milagro esperas tú aún, Oh mundo?
¿Que prueba esperas, oh incrédulo?
¡En las agonías de la muerte, puedes todavía volver a la Fe!
Tú, todavía prisionero de la Ley de la Oscuridad,
olvidando, con tus prisas, el Pecado Original,
estás luchando en las agonías del morir,
para júbilo del poderoso universo.

Pareces tener en ti mismo la ley.
sin Cielo, sin Alianza, sin tu Creador;
como el hijo pródigo, desgarrado,
en vergonzosas torturas,
Tú, ¡debes volver al encuentro con tu Padre Dios!.

[En imagen: el Coro canta]