Ucrania 2002, texto del video:
El Beso de Nuestra Señora cura.



<>

En la foto, una medalla besada por la Santísima Virgen en Garabandal. El Obispo Sophronius Mudry con Michael y Helen Rozeluk. La muchedumbre que vino a venerar la medalla.

Esto es el texto completo del video que se produjo en Ucrania después de la visita de los Rozeluks en 2002. Todas las personas que se citan aquí dieron su testimonio delante de una cámara aunque algunos no dieron a conocer su nombre.

Música de fondo: El Coro de la Catedral de Ivano-Frankivsk, cantando un himno a la Madre de Dios, compuesto por Bohdan Shyptur.

El video comienza con el canto del Coro y esta introducción:

En 1961, en la remota aldea de Garabandal, España, María, la Madre de Dios, se apareció a cuatro niñas. Ella besó medallas y objetos religiosos y dijo: "Por este Beso, mi Hijo Jesús hará milagros". Después de este suceso, se distribuyeron muchas medallas por todo el mundo que están benditas en la iglesia y tocadas a las medallas que fueron besadas por la Santísima Virgen.

Estas fueron las medallas con las que, en Septiembre del 2002, Michael y Helen Rozeluk visitaron Ucrania. Los esposos Rozeluk recibieron la bendición de su Obispo de la Eparquía Católica Ucraniana de Toronto, el Obispo Cornelius Pasichnyj. Después , en Ucrania, los Rozeluks fueron bendecidos por el Obispo Sophronius Mudry, Obispo de la Eparquía de Ivano-Frankivsk.

Aunque ellos son canadienses, los Rozeluks heredaron de sus padres un gran amor por la tierra de sus padres, Ucrania, y este gran amor les trajo a Ucrania para una misión especial. Durante esta misión de 13 días tomaron parte en las Oraciones de Sanación en muchas iglesias y rezaron por mucha gente enferma, incluidos los niños. Tuve la suerte de ser testigo de muchas curaciones milagrosas. Cuando les expresé mi admiración y asombro, Helen Rozeluk proclamó humildemente:

-- Bohdan, nosotros solo tenemos las medallas. Es el mismo Jesucristo quien hace los milagros y las curaciones.

Son estos hechos los que quiero dar a conocer en este video documental que se filmó el último día de misión de los Rozeluks en la ciudad de Ivano-Frankivsk. Desafortunadamente solo son una pequeña gota en el mar de los innumerables milagros de los que fui testigo con mis propios ojos.

Nota: a causa de que la Iglesia parroquial estaba en obras esto sucedió en un sala donde el párroco tenía el campanario.

Grabado en el campanario de la Villa de Radcha, a las afueras de Ivano-Frankivsk, Ucrania al final de su misión. Son unos pocos de entre la mucha gente que vino a dar testimonio de su curación durante esta misión.

Se ve al P. Kasko, el párroco, rezando por las personas con una medalla de Garabandal que recibió de los Rozeluks y con el Beso de Madre María. El Rosario se reza con todos los presentes.

Padre Zenovy Kasko.

Lo que sucedió aquí, en esta villa, en estos pocos días, es difícil de explicar. No se puede someter a la lógica. Todo lo que puedo decir es repetir las palabras de Isabel, las que dijo a la Santísima Virgen María:

-- ¿De donde a mí que venga la Madre de mi Señor a mí?

 Están sucediendo aquí cosas extraordinarias y maravillosas por la intercesión de la Santísima Virgen. Tengo en mi mano esta medalla de Garabandal: El beso de la Santísima Virgen para los pecadores. Un Beso que con grande e inmenso poder ¡hace milagros! Estos niños, esta gente reunida aquí sintieron este Beso en ellos y sanaron.

Se ve a la gente que reza con Helen y Michael por un niño.

Testimonios:

Lesia Boryn.

Mi nombre es Lesia Boryn. Tengo 30 años de edad. Desde mi niñez he sufrido de epilepsia. Los doctores me dijeron que es una enfermedad incurable. Estuve durante las Oraciones de Sanación y la Madre de Dios me ayudó y ahora me siento muy bien. Sufría de 2 a 3 ataques de epilepsia por semana y han desaparecido. Cuando necesite ayuda siempre iré a la Madre de Dios.

Olexandra Bortnyk.

Hace pocos años, lo médicos me dieron un difícil diagnóstico: cáncer. La enfermedad era progresiva e incurable. Más adelante se me hizo difícil caminar sin ayuda. Después de las Oraciones de Sanación en la villa de Radcha, después que el Dr. Michael rezó por mí y puso la medalla sobre mí, caí al suelo, tan suavemente como si fuese sobre nubes. Sentí su Oración en mi alma. Para venir a las Oraciones de Sanación subí las escaleras del campanario con la ayuda de Luba Shyptur.

De vuelta, ya podía bajar las escaleras por mí misma, sin la ayuda de nadie. Créanme, al tercer día de la Oraciones de Michael y Helen, me sentí espiritualmente mucho mejor y físicamente ya era capaz de ir por comida al mercado por mi misma. Vine con gran fe en que todo me iría bien en el futuro. Comprendí que se debe llegar a esto por medio de la penitencia y la oración.

Marta Tsutsiak.

Tengo 57 años. Mi nombre es Marta Tsutsiak. Durante años he sufrido dolores en las piernas. Me dolían tanto que no podía andar. Aunque solo llevase un cubo de agua, apenas podía nada mas que dar un pequeño paso cada vez. Después de mi curación me di cuenta que podía andar sin ninguna molestia.

En el video se muestra con subtítulos la Oración por una joven.

Helen Rozeluk.

Todo comenzó en 1961, cuando la Madre de Dios empezó a aparecerse a cuatro niñas en Garabandal, España. Estas apariciones duraron cuatro años. Durante estas apariciones, la Madre de Dios dio dos Mensajes para el Mundo que voy a leer porque son la base de todas sus Apariciones. El primer mensaje fue dado el 18 de Octubre de 1961:

Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes tenemos que ser muy buenos. Si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande.

El segundo Mensaje fue dado cuatro años mas tarde, el 18 de Junio de 1965:

El mensaje que la Santísima Virgen ha dado al mundo por la intercesión de San Miguel. El Angel ha dicho:

Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de octubre, os diré que este es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas mas almas. La Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira del Buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera El os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Angel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros mas, pensad en la Pasión de Jesús.

Esto es la base de todo lo que sucedió en Garabandal y más adelante con nosotros. Durante estas apariciones, la Bendita Madre insistió con mucho énfasis en la importancia de rezar por los sacerdotes, en el santo rosario diario, la confesión frecuente, la Comunión diaria, llevar el escapulario, pero lo mas importante: llevar una buena Vida Cristiana. Solamente así podemos evitar el castigo de Dios para el mundo.

Cuando Nuestra Señora apareció con el Niño Jesús, las niñas jugaban con él dándole pequeñas piedras. Madre María tomó estas piedras y las besó, pero dijo que prefería besar objetos religiosos. La gente respondió trayendo rosarios, medallas, estampas, misales. Madre María los besó y fueron devueltos a sus dueños.

Ella prometió que, por su Beso, Su Hijo haría milagros. Y esto es lo que ha sucedido y continúa sucediendo. Ha sido por medio de la medalla besada por Ella que mi esposo Michael fue curado milagrosamente el Domingo de Pascua de 1994.

El video muestra un pintor que está pintando un icono.

Dr. Michael Rozeluk.

Mi nombre es Michael Rozeluk. Fui curado por Dios por la intercesión de la Madre de Dios en 1994. Inesperadamente, porque yo no fui a Garabandal para que Dios me curase sino que fui allí para rezar por mi difunta madre. Esa fue la primera peregrinación de mi vida. Nunca la olvidaré. Allí me sucedieron cosas que nunca podré olvidar. Allí aprendí a rezar el rosario, a ir diariamente a la Iglesia, a confesarme - una verdadera confesión - cada mes, tal como la Madre de Dios lo había pedido.

 Y, pasado un tiempo, hemos venido aquí a Ucrania y nos hemos encontrado con gente que no conocía a Dios, que no creía y algo les ha sucedido. Vemos que Ucrania, que desde los primeros tiempos fue consagrada a la Madre de Dios, y eran tiempos difíciles, pero la Madre de Dios no olvidó a Ucrania. Ella está en todas partes. Y Ella está aquí ahora. Algunas veces necesitamos un fuego adicional. Puede ser que nosotros seamos esos pequeños instrumentos que avivan la llama aún más. Y este fuego ha comenzado aquí, en la villa de Radcha. No es una coincidencia. Todo es Voluntad de Dios. ¿Por qué vinieron primero los niños y fueron curados primero?.

Joven curada de la vista.

Yo no podía ver de un ojo desde mi niñez. Ahora puedo ver y quiero dar gracias a la Madre de Dios por curarme.

Un joven.

Yo no podía levantar el brazo (el brazo estaba paralizado en una posición). ¡Ahora yo puedo moverlo!

Un padre con su hijo (M. Romanovich).

Estaba muy contento cuando oí que había tenido un hijo. Pero cuando vi que estaba lisiado e inválido comprendí que era un prueba de Dios.

Su madre, la señora  Romanovich dice: Nuestro hijo se llama Serhiy. Tiene un año y cuatro meses. Cuando venimos aquí, cuando nos llegó nuestro turno, fuimos al Dr. Michael, que estaba cerca de la puerta. Dr. Michael lo tomó en sus brazos, rezó por él y nos dijo que nuestro hijo andaría por sí mismo en una semana. Al día siguiente comenzó a andar 2 o 3 pasos por sí mismo. Y ayer empezó a andar, sin ningún miedo, tal como le ven aquí. Agradecemos mucho a Dr. Michael y Helen el que hayan venido aquí a Ucrania. La Voluntad de Dios nos llevó a ellos para que, por sus Oraciones, nuestro hijo fuese curado por medio de esta medalla besada por Nuestra Señora.

Una mujer accidentada.

Fue una gran catástrofe. Mi columna se rompió en dos sitios y mi cuello también. Hace doce años que un carro de hierba se volcó sobre mí. Estuve largo tiempo en el hospital. Recé a Dios y a la Madre de Dios. Dios me ayudó pero, aún así, cuando el tiempo cambiaba o si hacía frío, tenía terribles dolores en la columna y en el cuello. Sentía una gran carga sobre mi espalda que me doblaba hacia abajo. Cuando esta gente vino, yo deseaba venir a ellos pero aunque esperaba en la fila y rezaba el rosario no pude llegar. Solamente besé la medalla que el Padre Zenovy tenía en su mano. Me fui a casa desolada.

Lloraba y me preguntaba por qué no podía besar su medalla. Pero el P. Zenovy me dijo mas tarde que la Madre de Dios es buena y que Ella me ayudaría. Creí en su palabras, en que de veras Ella me ayudaría. El primer día no noté ninguna mejoría. A los seis días, el Sábado, desperté sin dolor, la cabeza, el cuello y la espalda todo bien, como si alguien me hubiese quitado todos mis dolores. Trabajé todo el día. El tiempo cambió y llovió y no tenía dolor. El Domingo por la mañana fui a la iglesia, estuve de pie toda la Santa Misa y recibí la Santa Comunión y no sentía ningún dolor. Me sentía con salud, espiritualmente y físicamente. Primero de todo quiero dar gracias a Dios Nuestro Señor, a la Madre de Dios, a los Rozeluks y a ti también, Bohdan Shyptur, por traer a esta gente a Ucrania.

Curación de ceguera.

Mi vista se empezó a deteriorar hacia los treinta años. Pero en los últimos dos meses fue a peor de tal modo que ya no podía ver a una persona a medio metro delante de mí. Después de las Oraciones de Sanación sentí venir una ola de calor sobre mí. Sudaba mucho. Veía a la gente, sus ojos, y puedo ver a distancia. Os veo muy bien.

También padecía del corazón y, después de las Oraciones, me sentí muy bien y pude estar presente toda la Santa Misa sin tomar la medicación, cosa que antes no podía, solía dar un paseo por fuera para tomar algo de aire fresco. Estoy muy agradecido a la Madre de Dios, a Nuestro Señor y a esta gente que vino aquí.

P. Zenovy Kasko (el Párroco).

De todas estas curaciones la que más me impresionó fue el abrazo de un niño de una pequeña aldea cerca de aquí. No hemos tenido tiempo de preguntar a toda la gente de donde han venido o quienes son. Ellos vinieron con gran deseo de besar la medalla y les dimos la oportunidad de hacerlo.

Este niño, después que Helen rezó por él y nos dijo que su brazo paralizado ahora estaba bien y lo podía mover, yo fui donde él, lo levanté, el se abrazó a mi cuello sin conocerme. Se abrazó fuertemente, algo difícil para un niño. Todo lo que pude hacer fue arrodillarme delante del Sagrario y, junto con él, dar gracias a Jesús.

Una mujer joven.

Después que nació mi hijo, algo sucedió a mi columna. Durante cuatro meses tuve fuertes dolores. No sabía de esta gente ni había oído de ellos hasta que mi hermana me llamó y me contó que habían venido y me dijo: ¿por qué no vas?, puede ser que te puedan ayudar.

Me acerqué a Michael Rozeluk quien puso la medalla sobre mi frente y me preguntó mi nombre. Puso la medalla sobre mi columna. Sentí un tremendo calor en mi espalda. Entonces él empezó a rezar. No había oído esa oración antes. No veía a nadie a mi alrededor, solo oía su voz. Después de cinco minutos me preguntó: ¿tienes dolor?. Me di cuenta que ya no tenía dolor ninguno. La gente nos rodeó y empezó también a rezar. Yo empecé a sollozar porque porque todo el dolor se había ido.

Empecé a darle gracias y besar sus manos y el me paró y me dijo: "No me des gracias a mí, dale gracias a Dios. Tu creías que Dios podía sanarte y eso es lo que ha sucedido". No lo podía creer del todo hasta que vine a casa, me senté y recé, dando gracias a Dios por haberme curado.

Yo dije esto a mis parientes pero ellos no creen que estas cosas puedan suceder.

Helen Rozeluk.

Que Dios os bendiga y que Madre María os guíe a todos. Ella nunca os dejará porque sois de Ella desde tiempo inmemorial, desde que el Príncipe Yaroslav el Sabio consagró su reino a Ella tras su victoria sobre los Pechenegs, cuando, en acción de gracias construyó la Catedral de Santa Sofía y consagró todo su reino a la Madre de Dios. Desde entonces Ella está aquí y no os olvida.

Aunque todas las fuerzas del mal han intentado aniquilaros, destruir este país, Ucrania ha permanecido fiel a la Madre de Dios. Ella os llevará adelante. Seréis un ejemplo para el mundo de las grandes gracias que Dios nos da cuando nos consagramos a Su Madre. Nunca olvidéis esto.

El Coro de la Catedral canta.

Este video en ucraniano y con subtítulos en inglés, se puede obtener en este sitio: http://www.ourlady.ca 

<>de los Trabajadores de Nuestra Señora en Canadá,
Workers of Our Lady - Canada.