CONSIDERACIONES SOBRE LA OPINIÓN DEL
P. RENÉ LAURENTIN

    Tengo en mis manos el libro "Apariciones actuales de la Virgen María" del eminente mariólogo P. René Laurentin (al que ya he hecho referencia en otras páginas como reconocida y admitida autoridad en temas de apariciones) y estoy leyendo por enésima vez el apartado dedicado a Garabandal (pg.242) en el que capto (o al menos a mí me da esa impresión) un cierto desánimo del autor con respecto a estos hechos.

    Comienza haciendo referencia a las cuatro notas del obispado santanderino y a la correspondencia que mantenía con el obispo Puchol, haciendo hincapié en el "carácter no sobrenatural" y a la "explicación natural" de estos acontecimientos, como decía monseñor Puchol al que, según el autor, respaldaba el cardenal Ottaviani. Continúa con la "retractación espontánea" y remata con que "los argumentos negativos son la falta de transparencia y el anuncio de milagros que no se cumplieron" concluyendo con el párrafo que transcribo textualmente:

    "El obispo actual ha sabido calmar la situación. Aunque las peregrinaciones quedaron prácticamente interrumpidas, ha cambiado los criterios de prohibición por una acogida amable a los peregrinos (poco numerosos) en los actos normales de la parroquia, donde evidentemente no se habla de apariciones".

    Me sorprende esta actitud del P. Laurentin por varios motivos que paso a comentar.

    En primer lugar la postura que el P. Laurentin adopta, me extraña ya que en este mismo libro (pg.66) el mismo manifiesta que "hay que realizar un trabajo inmenso para juzgar correctamente una aparición". En este caso, me da la impresión de que el autor ha sido infiel a su propia afirmación, ya que lo que este señor ha estudiado de los fenómenos de Garabandal me parece a mí que no es "inmenso". Por otro lado ya se que no está juzgando las apariciones de Garabandal, pero una actitud previa determinada, puede llevar aparejada una opinión ya preestablecida (o parecerlo) y de esto ya hemos tenido bastante con la famosa "comisión".

    Por otro lado, las manifestaciones que le pudiese hacer el obispo Puchol, merecerían a mi criterio un estudio detallado y diré porqué:

    Yo personalmente, tuve una relación bastante estrecha con monseñor Puchol y en una de las reuniones que mantuvimos con motivo de la audición de las cintas magnetofónicas de mi archivo sobre Garabandal, con la presencia de monseñor Azagra Laviano (actual obispo de Cartagena y Murcia) y de monseñor Setién Alberro (actual obispo de San Sebastián) me sorprendió la actitud positiva y el grado de entusiasmo de monseñor Puchol en favor de Garabandal durante las ocho horas que duro la audición, no así del resto de los presentes. Más me sorprendió tiempo después la nota oficial suya en la que manifestaba su contraposición de manera tan marcada.

    Ignoro cuales fueron las razones que le pudieron impulsar a tan drástico cambio, pero precisamente por eso me gustaría conocerlas para así entender tan súbito e inexplicable giro.

    En segundo lugar y remitiéndome al texto de su libro, me da la impresión de que ha sido un tanto superficial a la hora de tratar los fenómenos de Garabandal. Cualquiera que siga un poco de cerca estos sucesos, podrá tener acceso a la carta del cardenal Ottaviani al obispo Puchol en la que el Cardenal escribe textualmente: " ...esta Sagrada Congregación ha llegado a la conclusión de que esta cuestión había sido ya examinada minuciosamente y decidida por V.E. y por tanto, no hay razón para que esta Sagrada Congregación intervenga en ella".

    Al parecer en opinión del P. Laurentin, esto es "respaldar" a monseñor Puchol. A mi juicio es una inhibición clarísima del asunto basada en una decisión previa del obispo.

    En cuanto a lo de los "argumentos negativos", "falta de transparencia" y "prodigios que no se cumplieron", me parece extraña esta afirmación porque el mismo autor recoge en este mismo libro (pg. 140) "...en materia de predicciones, hasta los santos se han equivocado a veces. Sería por lo tanto, imprudente tener tales revelaciones como palabras del Evangelio". Además, si los prodigios anunciados se hubiesen cumplido, no creo yo que hubiera sido necesaria la opinión de los "expertos" para ver si eran o no sobrenaturales los hechos de Garabandal.

    Demos tiempo al tiempo, que el nos dará o quitara argumentos y razones.

    Por otro lado, no está el autor muy al día de lo que ocurre en Garabandal actualmente. No quedaron "prácticamente interrumpidas las apariciones" ni son "poco numerosos los peregrinos". El "criterio de prohibición sustituido por una acogida amable", no es ni más ni menos que el levantamiento de la prohibición de acudir a Garabandal a los sacerdotes. Monseñor del Val autorizó a los sacerdotes a celebrar misa en la parroquia, a condición de no hablar de las apariciones. Autorización que curiosamente no fue publicada oficialmente, si no que era el párroco quien informaba a los interesados. Sin embargo, según debería saber el P. Laurentin, este levantamiento de la prohibición había sido predicho por las "niñas", las cuales habían afirmado que ocurriría antes de los acontecimientos anunciados.

    Se sorprendería el respetado P. Laurentin de la cantidad de autobuses repletos de peregrinos que suben continuamente a Garabandal y de la cantidad de actos religiosos, los que "evidentemente" están motivados por las apariciones. Garabandal no es un lugar pintoresco de visita al que la gente acude a hacer turismo como me parece que da a entender en su libro.

    Ya por último y para no extenderme demasiado ni meterme en argumentos y razones que ni conozco ni domino, pues solamente pretendo manifestar mi opinión, expresar mi sorpresa porque el mencionado autor cuando habla en este y otros libros acerca de las apariciones de Medjugorje, me parece a mí captar un cierto grado de entusiasmo por su parte. Me parece muy loable que si ha llegado a la conclusión de que aquellos hechos son ciertos o merecedores de estudio detallado, que haga de ellos un objetivo y una meta a conseguir, pero en otros casos como el que nos ocupa (tan similar a Medjugorje en cuanto a la presencia de apariciones, años de duración, secretos, avisos, señales, marchas y raptos extáticos y anuncio de milagros, que no yo que tengo muy limitados conocimientos, pero si varios autores reconocidos opinan que Medjugorje es una copia de Garabandal) no me parece tan bien que se de una visión negativa por parte de autoridad tan reconocida, al menos sin un previo estudio serio por su parte.

    Aún más, según manifestaciones de la vidente egipcia afincada en Suiza, Vassula Ryden, en alguno de los mensajes recibidos de Jesús dice textualmente:

    "Hija mía, escribe la palabra Garabandal... Garabandal es la continuación de otras señales. Las apariciones de Garabandal son auténticas."

    "Yo les recordaré la urgencia del mensaje de Garabandal. ¿por qué dudar de mis obras? Transmitid mi aviso a mi Creación.... Aceptad la verdad, abrid vuestros corazones, ¡Garabandal es la continuación de Fátima! ¡NO repitáis vuestros errores!"

    Teniendo en cuenta que el P. Laurentin opina de ella que "es una de las videntes más equilibradas y transparentes que conozco. Estaría incluso tentado a decir que aunque la mayoría lo sean, es la vidente más normal y más equilibrada que conozco, de forma perfectamente satisfactoria", parece extraño que no tome en consideración la manifestación de esta vidente y haga una referencia a mi entender fría y superficial de Garabandal y tan de pasada que da la impresión de no merecer su tiempo.


Página principal