Eddie Cadorniga curó dos veces.

Por el Beso que he dado, mi Hijo hará prodigios.

 

Eddie Cadorniga curó dos veces por medio de la medalla besada por la Santísima Virgen en Garabandal.

Todo comenzó en el invierno de 1985. Eddie Cadorniga estaba enfermo de úlcera que le daba muchas molestias. Además de esto padecía de hemorroides. Padeció de ambas cosas muchos años.

Fue con su esposa, Winnie, a la clínica del doctor Banzon para un examen. El diagnóstico del doctor se confirmó por rayos-X que mostraban una perforación aguda del intestino que con el tiempo podía necesitar operación. Eddie tuvo que tomar tres clases de medicamentos y estar sujeto a una dieta muy estricta. El dolor persistía por lo que tuvo que regresar a la clínica para operarse.

Los Cadornigas, por estas fechas, iban con algunos amigos a una novena en honor del Niño Jesús. Uno de sus amigos trajo un día un video sobre los sucesos de Garabandal y, después de verlo, los Cadornigas fueron invitados a la Hora Santa que tenía lugar el cuarto miércoles de cada mes en el Centro de Garabandal de Nueva York. Les hablaron de la medalla Besada por la Santísima Virgen en Garabandal que Joey daba a besar después de una charla.

 

En la noche de la Hora Santa, los Cadornigas fueron al Rosario y a la charla que Joey daba. Eddie lo recuerda vivamente:

"Vi a la gente que formaba una fila para ir a venerar la medalla de Nuestra Señora que Joey tenía. Yo estaba escéptico, pero fui de todos modos. Cuando me acerqué a Joey, le conté mis problemas de salud. Joey estuvo muy amable y sin dudarlo un momento puso su mano sobre mi cabeza, tocó mi estómago con la medalla mientras rezaba por mi".

Ni la medicación que Eddie tomó durante tres meses ni la dieta le aliviaron y era consciente que tendría que operarse. Después de haber sido tocado con la Medalla y después de la Oración de Joey, Eddie se sentía bien por lo que trató de volver a su comida habitual. Notó que ya no tenía dolores. La noche del 24 Abril de 1985, cuando Joey Lomangino le tocó con su medalla, ha curado. Desde este día, no ha tenido dolores, con buen apetito y no ha necesitado medicación.

 

Hay más cosas en la historia de Eddie. Desde los 20 años tenía dolores en las piernas y en ocasiones le costaba andar. En algunas ocasiones tuvo que usar un bastón.

Un día de Octubre de 1985, llamó a su esposa Winnie para decirle que iría al hospital "Mother Cabrini" a revisión, pero el doctor que debía atenderle ese día tuvo que asistir a una conferencia y pospuso la cita. Todo fue providencial porque ese mismo día, Winnie, notando que a su esposo Eddie le dolían las piernas más de lo normal, pidió a Dios que por la intercesión de su Santísima Madre le curase. Tocó sus piernas con la Reliquia, una medalla que contenía un trozo de un misal de Loli, besado por la Santísima Virgen en Garabandal.

¡Alabado sea Dios! Desde entonces y gracias a la intercesión de nuestra Bendita Madre, él no ha tenido más dolores en las piernas y ya pudo volver a su vida normal.

Eddie y Winnie Cadorniga están muy agradecidos a Dios por esta gracia y, en acción de gracias, durante los años siguientes, han viajado cada mes al Centro de Nueva York para asistir a la Hora Santa.

Dice Eddie: "Esta gracia fue para mi una muestra del gran Amor que Dios nos tiene. Una invitación a una conversión interior más profunda que ha cambiado mi vida y la de mi familia".