CURADO DE HERNIAS DISCALES

    Me Ilamo Marcel Vanderberghe, tengo 55 años, soy casado y padre de cuatro niños. Vivo en la región de Bruselas y trabajo en una firma de sanitarios controlando la salida de mercancías y. además, soy el responsable de¡ abastecimiento de las sucursales.

    Desde primeros de septiembre he debido de dejar de trabajar; después de vatios exámenes, a veces dolorosos, me comunicaron el diagnostico: hernias discales.

    Gracias a la competencia y vigilancia del médico que me trataba pude escapar a la intervención quirúrgica; el reposo y un tratamiento adaptado consiguieron mantenerme. Ahora bien, durante este período, por conse-jo de mi médico, pasé varios tests que me hizo un neurólogo. Ya no podía casi escribir ni incluso firmar. El resultado era este; temblor en la escritura, enfermedad rara, pero actualmente bien conocida, sin demasiada esperanza de curación, pero existiendo una posibilidad de estabilización. Por tanto, ante mí tenía algunos años para poder trabajar pero el horizonte se ensombrecía terriblemente.

    Cuando un amigo que estaba de paso en mi casa me habló de ¡a Virgen peregrina de Garabandal sin dudarlo nos decidimos a acogerla una semana en mi casa en diciembre de 1994. Yo conocía las apariciones de Garabandal desde hada sólo dos anos. La señorita.

    Rossi nos pasó documentación y una videocasete relatando los hechos.

    El día anterior de su partida por la tarde, me sentí empujado a extender y a levantar las piernas, cosa que yo casi no podía hacer sin dolores; pude levantarlas a más de 60 grados sin sentir el menor mal. Si puedo levantar las piernas, pensé, probablemente también pueda escribir; y milagrosamente pude hacerlo.

    Al día siguiente, por la mañana, debía convencerme y volví de nuevo a lev-antar las piernas y a escribir. Era una confirmación de que no era un sueño; la curación estaba clara. Entonces me dirigí a casa del ortopédico como habla convenido y me dijo que todo marchaba muy bien. Al día siguiente fui a casa de mi médico que se sorprendió mucho y me confirmó la neta mejoría.

    Se extrañó gozosamente de saber que yo escribía de nuevo diciéndome que él no había intervenido en esto para nada.

    Para mí estaba claro: María habla pasado. Ella ha sido como siempre la mediadora y ha intercedido por mí ante su Hijo: Jesús ha hecho el resto.

    Gloría y alabanza al poder y a la bondad de Dios.

Firmado: Marcel Vanderberghe
Los Milagros o Favores de Nuestra Madre de Garabandal , Maria Josefa Villa de Gallego