Testimonio de Benjamín Gómez, testigo del milagro de la Comunión visible.

 
    Vine por primera vez aquí a Garabandal se puede decir como un curioso mas porque yo, en aquellos tiempos, el hablarme a mi de estas cosas era un poco lejano para mi, toda vez que llevaba varios años, digo varios, de veinte a veinte tres años, se puede decir sin ir a Misa, sin confesar ni comulgar.

Pero llegué a este pueblo por oidas de que si aquí la Virgen se aparecía y las cosas se me cambiaron completamente por algunas razones que voy a explicar.

El yo faltar a ir a Misa, perdóname sin con esto le ofendo que muchas veces he pedido a Dios que le perdone, fue causa de una persona que a mi juicio tenia que haber intervenido mucho en favor de Dios y sin embargo fue todo lo contrario, quiso hacer conmigo algunas cosas que no pudo conseguirlas pero su voluntad era de perjudicarme y como digo no le pertenecía a este señor.

Entonces yo dejé de ir a Misa; cosa muy mal hecha o sea muy mal hecha porque no tenia dentro lo que hoy por suerte puedo decir lo tengo. Y con esto quiero decir que si alguno tiene recelos contra alguna persona como puede ser un cura o puede ser otra persona cualquiera digna de que esté trabajando en favor de Dios y no vea sus hechos completos, que no le dé importancia sino que tenemos que vivir con Dios y la Virgen que son los que están por encima del mundo entero.

Esto si lo recomiendo a todo el que me escuche: que tenemos que morir y que nos queda otro mundo. Piensen muchos que como se suele decir se murió el perro se acabó la rabia. No, ¡de esto nada!. Nos queda otro mundo. ¿Como será?. Pues yo creo que no es para todos igual sino que digo yo que tenemos primera, segunda y tercera. Porque bien es verdad que ya lo tenemos bien claro que tenemos la Gloria, el Purgatorio y el Infierno. Y esto es lo que tenemos que pensar al quedarnos otro mundo: hay que pensar en este en llevar una vida recta, una vida muy correcta, la que hoy por desgracia, no quiero ocuparme del mundo porque entonces no acabaría ni en dos horas. Pero en fin, los de mi tiempo, que ya son setenta y dos años, pues pensarán como yo de que este mundo está muy mal.

Tan mal que aquí en Garabandal, alguna de las niñas ha dicho en aquella epoca y creo que no mintiera, que nos vendría un Aviso, cuyo Aviso después vendría un Milagro para que el mundo cambiara ya que vamos muy mal, muy mal. Y esto llegará, tardará mas o menos. Para algunos parece ser que ya tarda mucho, o sea que yo no sé, aquí, según veo por algunas personas, Dios tenia que ser criado de uno mismo y esto no puede ser porque Dios es Dios y hará las cosas a su manera y El sabe mejor que nadie cómo tiene que hacerlas. Y todo esto creo que llegue porque tiene que llegar. A la vista está de como el mundo se encuentra hoy dia por desgracia.

Los hechos que yo he visto, ya que no soy del pueblo, pero venía con frecuencia. Digo frecuencia, unos quince o veinte dias era lo que yo tardaba en venir, toda vez que esto tenía mucho valor. Porque no hay que mirar las cosas con ilusión. Muchos de aquellos que en aquellos tiempos lloraban de alegría, hoy sin embargo no creen. ¿Por qué?, es lo que me pregunto yo.

¿Por qué?, si entonces se decia que era verdad los hechos de Garabandal, que eran fuera de la tierra o sea que no eran humanos, ¿por qué hoy niegan?. Y no me explico, no me explico como estas cosas pueden ocurrir pero por desgracia ocurren.

Aqui vamos a empezar con algunas cosas de las niñas, empezando por esto. Estas niñas caen en éxtasis. Pueden ser dos, tres, cuatro a la vez pero digo a la vez que son cuatro personas distintas y en este momento es un solo cuerpo porque aquellas niñas no cae una ahora, luego otra, luego mas tarde otra, sino que habia muchas veces que caian las cuatro en el mismo momento. Otras veces era una, otras veces eran dos, otras veces eran tres, en fin, habia de todo.

Pero yo pregunto, aquí tenemos la caida de rodillas, ¿por qué cuatro personas distintas caen en un rápido momento que las ve cualquiera de pié y la vista las pierde y cuando las vuelve a ver están de rodllas?. ¿Cómo puede ser que cuatro personas distintas caigan en el mismo momento?.

Asi es como dice Benjamín, en las películas se pueden ver los fotogramas y en uno están de pie y en el siguiente de rodillas. Esto no es posible sino van a mayor velocidad que la película misma. Se trata de un tiempo menor de unas centésimas de segundo, o mejor instantáneo, que no se vé, lo que humanamente es imposible de hacer.

Para muchos esto no tiene valor, para mi la tiene, ¡mucho!. Porque humanamente yo creo que no puede ser el que esto se pueda hacer. Ahora bien, estas niñas no oyen ni ven nada que no sea la Aparición. Eso está bien comprobado por cualquiera que viera los éxtasis. Es una vista fija completamente, mirando hacia arriba. Entre ellas iban de mas a menos porque tenemos a Conchita que esta yo creo que en algunas ocasiones hasta pegaba con la cabeza las espaldas de lo que la tenia para arriba la cabeza, luego la seguía Loli con un poco menos, después Jacinta y después Mari Cruz.

Hay otra cosa que no me explico yo cómo puede ser, ya que para los que no creen que dicen que es humano, yo he rogado muchas veces que me explicasen como puede hacerse lo que estas niñas en algunas ocasiones hicieron. ¿Por qué cambian de cara cuando estas niñas están en éxtasis?. Estas niñas, ninguna son feas, pero son mucho mas bonitas cuando están en éxtasis que cuando están normales. ¿por qué cambian de cara?. ¿Con qué cosa de este mundo se puede hacer esto?. Una cosa de estas no es tan facil decirla como hacerla. ¿Por qué ese cambio de cara, tan alegre, aquella sonrisa, aquella alegria. Ellas decian que veían a la Virgen y sí que la verían. Aquí se demostró muy claramente de que una persona hacia cosas maravillosas con las niñas. Para mí ese cambio de cara tiene mucho valor.


 

Conchita dijo en una ocasión que un dia, que lo fijó ella por mandato de la Virgen, que fue el 18 de julio de 1962, de que aquel dia se vería un Milagro visible mandado del Cielo, que fue el Milagro de la Comunión que llamamos. Ellas dicen que es un "Milagrucu", como vieron otras cosas de mucho mas valor, para ellas no tendría mayor importancia.

Este 18 de julio del año 1962 yo vine al pueblo porque tuve noticias de esto. Y tuve la gran suerte de ponerme completamente al pié de ella cuando esta niña cayó de rodillas en éxtasis. En éxtasis salió de casa y a unos metros, no sé que metros habrá, cuarenta, cincuenta de su casa, cae de rodillas. Esta niña cae con las manos rectas para abajo. Al estar con las manos rectas para abajo tiene la boca cerrada. Así estuvo un poco de tiempo. Abre la boca. Entonces con las linternas, que se veia mejor que de dia, se puede decir, porque se veia bien la boca, toda vez que como he dicho y repito la cabeza la tiene muy para atrás, pues se le ve la boca completamente.

Miro la boca con toda sospecha por si tuviera algo en la boca y en aquella boca he dicho y digo y aseguro que no habia nada de nada, era una boca limpia completamente. Asi estuvo un buen rato con la boca abierta. Saca la lengua, con la lengua limpia de todo.

Estando fuera con la lengua, una prima mia me llama y me dice: Benjamín que yo no lo veo. Cambio un rápido momento la vista y cuando vuelvo la vista ya estaba con la Forma en la lengua. Aqui, claro, no puedo saber si se hizo en la lengua, si apareció hecha en la lengua, muchos lo vieron. Esta Forma, aquí vamos a mirar las cosas con seriedad porque me parece que es muy serio esto, tenía un grueso como de dos monedas de cinco duros (entonces las monedas de cinco duros eran de tamaño grande) y me quedo corto. Esta Forma daba un resplandor como todo lo divino, muy agradable, que hubiera estado horas mirando aquel resplandor y no me hubiera cansado de mirarlo en mucho tiempo.

En varias ocasiones he tenido que hacer declaración de lo que he visto. Yo pregunto ¿por qué daba aquel resplandor?. ¿Con qué cosas de este mundo se puede hacer?, porque blanco hay muchas cosas blancas pero que llegue a dar un resplandor como aquel, tan blanco, yo no lo encuentro.

He puesto como ejemplo de esto la nieve. La nieva hiela. Al dia siguiente hace sol y este sol dando en la nieve da un brillo que molesta la vista, es todo lo contrario a lo que acabo de decir, pero es lo mas parecido que he podido encontrar en este mundo. Y yo digo ¿por qué este resplandor ¡tan agradable!, ¡tan bonito!. ¿De donde sale esto?. Dicen algunos que lo hizo la niña. ¡De esto nada!. El Milagro se cumplió tal como habia dicho Conchita en dias anteriores.

Por cierto, dieron las doce de la noche y la gente, como no pasaba nada, decía: ¡esto nada!, ¡esto no tiene ningún valor!, ¡esto es un cuento!. Cada uno opinaba como le parecía. Y yo pregunté a algunos: ¿qué hora es?. Son las doce y pico. Pero ¿qué hora tenemos por el sol en España?. ¡Ah tenemos una hora adelantada!. Por consiguiente, antes de las doce de la noche, por la hora solar, pocos minutos antes, la niña salió de casa y a pocos metros recibió la Comunión visible que era la que ella habia anunciado.

Sufro porque veo el mundo que no respeta estas cosas y cada dia estamos peor pero que tiene que llegar todo también es verdad. Las niñas mismas han dicho que llegaría el momento que serian pocos los que llegarían a creer en esto y por desgracia así estamos pasando.

Y yo pregunto muchas veces ¿por qué estas dudas? y nadie me puede dar motivos a ello porque hay muchos que dicen que sí, que creen, pero yo veo que no. Y digo que no porque para llevar este mundo como había que llevarle habria que llevar una vida recta y justa.


En una ocasión, estando en los pinos, subieron dos de las niñas en éxtasis. Estas niñas salen de los pinos en éxtasis de espaldas para atrás. El que conozca el terreno de Garabandal, hay una bajada bastante pendiente. A la entrada de la bajada se paran las dos. Iban agarradas del brazo y de espaldas, mirando para arriba para los pinos. Habia aquel dia mucha gente, los habia de todas las edades, los habia mas pequeños que ellas, del tiempo de ellas, mayores que ella, viejos, de todas las edades estábamos alli, y cuando menos lo esperaba nadie de que las niñas estaban allí paradas, estas salen para atrás corriendo a una velocidad que sí, parecía que andaban, pero no podia ser yo creo que anduvieran porque alli nos quedamos todos mirando ya que nadie se atrevió a arrancar a seguirlas porque era imposible seguirlas. He dicho y digo y creo que no me equivoco que no es que andaban, es que volaban y en un rápido momento estaban en la última casa del pueblo.

¿Qué pasa aquí?, ¿qué es esto?, yo quisiera que se meditaran estas cosas y los que no creen piensen que tenemos que morir y que nos queda otro mundo y que la Virgen si vino aquí es para darnos ejemplo de que tenemos que cambiar de vida, una vida mas justa, la que por desgracia cada dia estamos peor y pensemos estas cosas.

En otra ocasión, otro de los casos muy serios, Conchita sale de casa en éxtasis, esta va para el portal de la Iglesia. En aquellas circunstancias la Iglesia estaba cerrada, cosa que me parece bien porque si entraban en la Iglesia en éxtasis, la gente no respetaba bancos ni respetaba nada, todo un atropello allí encima de los bancos y entonces cerraron la Iglesia cosa que me pareció bien.

Esta niña llega al portal de la Iglesia y en el mismo marco que hay de madera a la entrada de las mujeres, ya que hay dos entradas y por la una entran las mujeres más que por la otra, cae de rodillas, rápidamente como siempre, una rapidez que no hay quien lo haga.

Esta niña, cayendo de rodillas, hace la señal de la Cruz y estuvo allí un poco rezando. Se levanta, se pone de espaldas para la puerta y anda un poco para adelante. Este caso tambien es muy serio, no es lo mismo decirlo, oirlo que verlo.

Anda un poco para adelante y se para. Con el Crucifijo en la mano derecha, que este no le perdía. Cae recta completamente, como si tirásemos esta botella que tenemos aquí; aquel cuerpo no se dobló nada de nada. La caida que pegó fué grande, muy grande, y las mujeres, unas empezaron a llorar, ¡ay Dios mío que Conchita se mató!, unos gritos, unos lloros. Yo ya tuve que decirles, ¡bueno, si se mató cállense la boca, mañana la enterramos!.

Yo sabia de que nada podía pasar por otras cosas que ya habia visto. Todos estábamos mirando este cuerpo en tierra. Siempre llevaba la ropa muy bien puesta, su ropa no se movia nada, absolutamente nada, sino que estaba como fija al cuerpo.

Un señor que estaba a la otra parte pudo pasar la mano por debajo del cuerpo porque el cuerpo iba en el aire completamente. Entonces se levanta; ¿Cómo se levanta un cuerpo sin poder doblarse nada, ni rodillas, ni cintura, ni nada absolutamente?. Pues según cayó recta completamente, después de un rato, así se levantó. Pensemos que si las niñas decían que veian a la Virgen, para la Virgen no hay nada imposible.

Esto que voy a decir no fui yo solo sino que éramos tres personas las que tuvimos la ocasión de escuchar a la Virgen. Por eso digo y repito que hay una Mujer en lo alto y en lo bajo cuando Ella quiere que puede hacer muchas cosas en este mundo porque tiene poder para ello.

Esto que voy a decir lo he dicho personalmente, pero es la primera vez que en magnetofón lo pongo. A base de estas cosas tuve que ir en una ocasión a Burgos a hacer una declaración sobre esto. Cuando terminé de hacer la declaración, o sea, en mi interior pensé y dije: ya no digo mas, en este momento una voz de una mujer, piénsese bien esto, una voz de una Mujer que lo divino no tiene nada que ver con la tierra, con una dulzura, rezando el Padre Nuestro. Entonces reza el Padre Nuestro de esta manera:

-- Padre nuestro que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre.

Entonces un señor que estaba sentado, que le tengo de testigo si hace falta, se levanta con una ilusión, hecha manos a la cabeza y dice, ¡Dios mío pero qué es esto! ¿qué es esto Dios mío?. La Virgen siguió hablando, yo creo que no rezando pero yo me quedé mirando la actitud del Padre y hablo las cosas claras que era un Sacerdote y Ella siguió hablando cuatro o seis palabras mas. Lo que dijo no lo pude saber. Siempre deja algo para sufrir que es mas bonito que hubiera callado él hasta que hubiera terminado la Virgen de hablar, pero no pudo evitarlo. Sufrió tal clase de emoción que no pudo evitarlo y yo me quedé mirando la actitud de él ya que yo estaba muy sereno en aquel momento. Por eso digo que hay una Mujer en lo alto que estuvo en Garabandal y estaba allí mismo en ese momento.

Las niñas de Garabandal decian que tenia una voz que no se parecía a ninguna mujer de la tierra, porque todo era dulzura, y por esto yo les dije a las niñas en mas de una ocasión: vosotras habeis visto a la Virgen, os lo digo yo que la habeis visto, porque su voz era como la niñas decian. En esto tienen toda la razón porque es una voz divina que no tiene comparación humana. Lo humano con lo divino no tiene absolutamente nada que ver lo uno con lo otro.

Vamos a otra cosa que también tiene su valor. En una ocasión estando Conchita en la Calleja, en el cuadro que se llama, yendo para los pinos, sale de espaldas para atrás. Y un hermano de ella que ya murió, un tal Aniceto, me dice: cójala usted por un brazo a ver que le parece. Entonces, según ella iba con los brazos en Cruz, la cojo por un brazo y no pude moverle de ningun modo. Entonces yo tenía mucha fuerza, sé que cien kilos los levantaba facilmente del suelo. Y yo me decia: pero qué tiene este brazo que yo no le puedo mover. Pues me quedé con las ganas porque no pude ni doblarle ni moverle nada absolutamente.

En otra ocasión vine al pueblo y habia oido decir de que las niñas tenían un peso exagerado, que no había quien las mover. Entonces lo cuento en Torrelavega. Unos se reian y otros pensaban lo que yo decía. Les digo yo, mañana mismo arranco yo para Garabandal a ver si puedo levantar alguna de las niñas y salir de la duda exacta.

En efecto, vengo al pueblo. Estoy aquí con alguna persona que yo conocía para que estuvieran con los familiares de las niñas para cuando alguna cayese en éxtasis. Cae Loli. Entonces me dice el padre, que ya le conocía yo de años anteriores: tú creo que vienes a esto, a ver lo que pesan las niñas. Esa es hija mía. Levántala a ver que te parece. Me pongo a levantarla, un criatura de doce años a trece que cualquiera puede pensar lo que puede pesar. Por mas esfuerzos que hice no pudo ser el moverla del suelo. Entonces yo pensaba y decía, pero bueno, ¿qué tiene este cuerpo?. O esta niña pesa mucho mas de cien kilos o a mi me quitan las fuerzas, porque yo cien kilos sé que los levantaba facilmente. La ropa de la niña, al intentar moverla no quedó bien puesta pero una de las videntes no hizo mas que tocarla con los dedos de la mano y quedó la ropa completamente normal.

Esto hacían las niñas, ellas se movían, hacian lo que querian unas con otras y nosotros no podiamos hacerlo. Yo creo que tiene todo mucho que pensar.

Por otra parte voy a hablar de otra cosa que a mi personalmente me ha pasado. En el año 1970, el 17 de Abril me parece que fué, vine yo a Garabandal y entonces no habia carretera todavía y subí andando. Yo andaba bastante regular ya, ya que llevo años padeciendo muchos padecimientos, Dios y la Virgen sabrán lo que hacen conmigo. Llego a Garabandal y mandé ir a la fuente de Conchita que llama el pueblo a buscar agua. Bebo un poco de agua, con mucho cuidado porque venía cansado, y no sé lo que aquel agua pudo hacer en mi cuerpo. Lo cierto es que me puse muy mal, muy mal. Al dia siguiente me bajan en coche otra vez para mi pueblo.

Llaman al médico, me pone el termómetro y el hombre se asustó. Puso interés, nos conocemos hace muchos años, y yo mal, mal, estuve dieciocho dias sin comer ni beber nada porque sed tenía mucha pero si bebia dos gotas de líquido, de lo que fuera, era tal la friura que cogía que no habia forma de quitármelo, ni con cosas calientes ni con nada. Comer nada, de eso nada , no podía ser, prefería morir antes. A los dieciocho dias empecé por tomar un poco de caldo de gallina. Así tiré hasta treinta y ocho dias se puede decir casi sin comer ni beber, a base de un poco de caldo de gallina. Los últimos dias perdí el sentido completamente, ya no sabia si era de dia o de noche y la gente ya estaba esperando a oir las campanas de la Iglesia avisando de que se murió Benjamín. Habian venido varios amigos de Torrelavega, Santander y hasta de Asturias y todos los dias esperaban oir que me había muerto.

A los treinta y ocho dias despierto, un despertar como si hubiera estado sano completamente, como si hubiera dormido y me hubiera despertado. Yo decía pero ¿qué es esto?, yo no tengo nada. Ni sentía sed ni sentía hambre ni sentía nada, completamente sano. Digo, bueno, eso será unas horas antes de morir ya que tengo oido que algunos enfermos, horas antes de morir, se les quita la enfermedad y se ponen mejor. Lo llevaba todo con buena paciencia. Al dia siguiente, viendo que no tenia dolor ninguno ni nada, aquel dia ya empecé por comer pero un comer que fue que me entró un hambre terrible. Así estuve unos dias comiendo mucho y engordé todo lo que habia perdido y aun decian que estaba mas gordo que antes de caer enfermo. Yo me encontraba fuerte, pero muy bien. Y aquí pregunto yo, ¿qué pasó aquí para despertar y encontrarme sano?.

Dice la gente y yo también lo digo que fué un Milagro de la Virgen. Yo digo la Virgen porque esta pobre Madre ha hecho conmigo cosas que no puedo menos de llorar ... de que no puedo menos de ponerla en primer puesto y Ella hará conmigo lo que le parezca.

Las niñas en éxtasis a veces iban para atrás tan veloces que los que íbamos con ellas, de la edad que fueran, no las podia alcanzar nadie. ¿Por qué no se mataron contra las paredes del pueblo, ya que no ven ni oyen nada?. ¿Quién las guiaba?. Era la Virgen quien las guiaba.

Estas niñas cuando caían de rodilas que caerian cientos de veces, jamás se hicieron ningun daño en las rodillas con la rapidez que caian que las estabas viendo de pié y la vista las perdía y cuando las volvías a ver ya estaban de rodillas. ¿Por qué no se mancaron alguna vez las rodillas, con las piedras que entonces había?. Para mí hay pruebas suficientes de lo que ellas decían que era la Virgen que las llevaba.

Pensemos que tenemos que morir y que nos queda otro mundo y dejemos de este mundo muchas cosas ya que tampoco creo que la Virgen nos obligue a hacer un sacrificio terrible diario, pero sí un sacrificio de Oración, Penitencia como dicen los Mensajes, que son cortos pero muy grandes en el contenido de ellos.

No me explico yo, cuatro niñas rezando a la vez un Rosario que por mucho que queramos hacer nosotros tampoco sale como rezaban las niñas. ¿Quién las enseñó a rezar así?. Ellas decian que la Virgen y la Virgen sería. Rosario para llevar las cuentas no llevaban, y pensemos en esto otro: ellas siempre esperaban a que terminase de rezar el último que iba, aun cuando sabemos que ellas en éxtasis no oian ni veian nada de fuera y sin embargo alguien las guiaba para saber cuando terminaba de rezar el ultimo y seguir ellas.

En una ocasion iban las cuatro rezando el Rosario por los caminos del Pueblo y me ponía a una parte y parecía que era aquella la que rezaba. Me ponía al otro lado y era la otra y resulta que las cuatro pronunciaban las mismas palabras y no se oye mas que una voz.  ¿Por qué no se oyen todas y se equivoca alguna en algo?. Pues todas ellas rezaban, pero la voz es solamente una.

Cosas que hay que pensarlas, meditarlas un poco, porque en este mundo, como dice algún refrán, nada es verdad ni mentira, todo según el color del cristal con que se mira. Y aqui hay que mirar con qué poder rezaban de esta manera. Como me decía una vez un Cura aquí mismo: el que oiga rezar el Rosario de las niñas y no crea, ese no cree en Dios ni cree en la Virgen ni cree en nada.