Testimonio de Monseñor Roman Danylak sobre las Apariciones de Garabandal.


Monseñor Roman Danylak durante la celebración
de la Santa Misa en la Iglesia de Garabandal.

Monseñor Roman Danylak visita Garabandal con un grupo de peregrinos.

Monseñor Roman Danylak fue Administrador Apostólico de la Eparquía Católica Ucraniana de Toronto y posteriormente fue destinado a Roma. Un grupo de peregrinos viajó a Roma para asistir a la Beatificación del P. Pío de Pietrelcina y a continuación viajó a Garabandal con el Sr. Obispo.

Dice Roman Danylak:

Después de recorrer todos mis lugares favoritos en Roma salimos hacia Garabandal. Celebramos todos los días la Santa Misa en la Iglesia parroquial. El grupo recorrió el pueblo, visitando los lugares por donde Nuestra Señora llevó a las cuatro niñas; después subimos hasta los pinos, donde tuvieron lugar numerosas apariciones y donde fue proclamado el primer mensaje.

Es aquí, en los pinos, donde quedará la gran señal y donde tendrá lugar el gran milagro prometido por Nuestra Señora en confirmación para la Iglesia y el mundo de la verdad de las Apariciones.

Foto: Monseñor Roman Danylak en los pinos.

Se me preguntó acerca de Garabandal. Quiero expresar mi convicción acerca de la autenticidad de las Apariciones y de los mensajes dados a las cuatro niñas. He leído mucho de lo que se ha escrito y de lo que se ha publicado sobre las Apariciones de Garabandal. He llegado a la conclusión de que las primeras decisiones de las comisiones establecidas por los ordinarios de Santander no hacen justicia a la verdad de las apariciones.

En segundo lugar la creciente convicción de tanta gente y la creciente devoción a Nuestra Señora de Garabandal es para mí una señal de Su presencia. En los últimos años, tras conocer a Michael y Helen Rozeluk y las circunstancias de la curación milagrosa de Michael y tantas otras curaciones milagrosas que tienen lugar mientras rezamos y damos a venerar la medalla de Nuestra Señora de Garabandal a quienes piden su intercesión, todo ello confirma mis más profundas convicciones.

Cuando he leído los mensajes, sentí que debía volver a Garabandal para continuar mis investigaciones acerca de las circunstancias en que se dieron los mensajes y las profecías. He visto la fe de los peregrinos y cada vez soy más consciente del impacto que estas apariciones tienen sobre la gente que cree en ellas; hay una profunda conversión en las vidas de las personas que van conociendo estas apariciones. Siento la poderosa intercesión de la Bendita Madre en todo esto.

Los numerosos testimonios de personas que han vivido de modo especial la intercesión de la Bendita Madre, tantas conversiones y curaciones, son la causa de que haya vuelto como peregrino el 13 de Mayo de 1999, aniversario de Fátima. Los sucesos profetizados, el Aviso, el gran Milagro e incluso el castigo condicional, son parte del mensaje de Garabandal y muestran el gran Amor y Compasión de la Bendita Madre que quiere el bienestar y la salvación de sus hijos acá en la tierra.

Sí, también en esta peregrinación hubo curaciones milagrosas y todos vivieron en su interior esas gracias que Dios da a los que acuden a los lugares donde su Madre se ha aparecido. Ellos lo vivieron durante la Santa Misa en la Iglesia de Garabandal, en los pinos, al recorrer el pueblo por los lugares por donde andaban las niñas durante las Apariciones y en su oración personal.

Fuimos al Monasterio de Santo Toribio a venerar la verdadera Cruz de Jesús. En el siglo sexto, un santo monje que estuvo varios años en Tierra Santa, volvió a su tierra nativa, España, y con el permiso del Papa San León I, trajo con él un trozo grande de la Cruz de Jesús, que ahora se expone a la veneración de los peregrinos. Bendije a todos con esta reliquia y todos vinieron a besarla y venerarla.

El grupo regresó conmigo al aeropuerto de Madrid y yo regresé a Roma el viernes 14 de mayo de 1999.

Vuestro en el Señor y Su Bendita Madre.

+ Roman Danylak